Si sumas todas las estrellas del cielo, todos los granitos de arena en los océanos, todas las rosas en el mundo y todas las sonrisas que haya habido en la historia del mundo, empezarás a tener una idea de cuánto te quiero.

Justo hacer unos minutos comentaba con una amiga la importancia de la palabra escrita como una manera de significar algo, ya de por sí imposible de significar, y ahora mismo, siento la gran necesidad de escribir tantas cosas que no sé por dónde empezar, y este no saber me impide poner en orden mis ideas y por tanto empezar a escribir.

Son tantas cosas las que necesito decir, tan grande mi imposibilidad de hacerlo!!

Lo importante del café no es su procedencia, su color, su aroma, su esencia, su sabor, su espesura, sus granos, su semilla… lo importante del café es con quien lo compartes. Y entre la línea del ayer y el hoy me supo delicioso compartir cada sorbo contigo…

…y la verdad es que lo extraño tanto.

Es terriblemente doloroso descubrir que no se puede esperar nada de una persona que sólo sabe recibir y sufrir por ella misma, sin importarle nada más. Pero esta decepción, no será una derrota para mí, sino la lección más valiosa que me has dado durante todo este tiempo. Por eso, y a pesar de mi tristeza, mil gracias.

¿Es posible que sea mayor el daño, cuando no hay un propósito intencional de causarlo? Yo pienso que sí, sólo basta escuchar unas cuantas historias y darse cuenta de ello…y siempre quedará en el aire la pregunta: ¿qué ganas?, porque la realidad nos enseña también que no todas las preguntas tienen una respuesta…será esta incertidumbre lo que más duele?

Upss…de verdad agradezco mucho que piense en mí, eso de “pretender mi amor” es muy halagador, pero me apena mucho…no soy yo la persona adecuada para compartir su vida…gracias, pero siento mucho no poder corresponderle…mejor sigamos siendo amigos, y no se hable más del asunto, va?

No sé que se piensan…que soy de roca o de acero? que nada de lo que sucede a mi alrededor me lastima y hace daño? Y encima de todo, piensan que estoy sorda o, tantito peor, estúpida y que malinterpreto las cosas.

Lamento decepcionarlos…Ni soy tan fuerte, ni tan valiente y mucho menos tan inteligente para solucionar los problemas que se presentan…creo que si una habilidad he desarrollado gracias a mi profesión, es la de escuchar con total atención, poniendo todos mis sentidos por delante para después interpretar lo que sucede con fundamento en hechos reales…así que no me salgan con tonterías de que quizás oí mal.

Sé que esto no es fácil, como tampoco ha sido fácil todo lo que ha sucedido, pero tendrán que enfrentar las consecuencias de sus actos y asumir la responsabilidad de éstos…

Yo también la estoy pasando mal, y esto me hace sufrir y cuestionarme muchas cosas…ser psicóloga no me hace ser mejor persona, tampoco tengo la fórmula mágica para evitar lo que pasa, y mucho menos la solución de los problemas, ni la pócima perfecta para sanar la heridas…al contrario, el ser psicóloga me coloca en una línea muy frágil, en la que si bien podría tener muchos argumentos teóricos para explicar lo que sucede, no tengo una sola respuesta para entender qué rayos está pasando.

La vida me está pasando una factura muy elevada que con mi profesión no puedo cubrir…

Cuando ames a alguien y sientas que para mantener a esa persona a tu lado tienes que sufrir, sacrificar tu esencia y hasta rogar… aunque te duela retírate. Y no tanto porque las cosas se tornen difíciles, sino porque quien no te haga sentir valorado, quien no sea capaz de dar lo mismo que tú, quien no pueda establecer el mismo compromiso, la misma entrega… Simplemente NO TE MERECE.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.